El auge de la vivienda industrializada en altura conlleva la mejora de los estándares de calidad en la construcción

La vivienda industrializada ha estado presente en el sector desde hace años y los expertos reunidos por la consultora DoubleTrade coinciden en que se está a las puertas de un nuevo salto en su relevancia gracias al volumen y prestaciones de construcciones que optan por este sistema. Esta es la conclusión alcanzada en una webinar que reunió a cerca de 250 personas interesadas en conocer los próximos pasos que dará el sector de la construcción en España.

La ponencia de Antonio Tovar, gerente de la asociación Vivialt, evidencia el cambio de paradigma que experimenta la construcción basada en las ventajas del uso de sistemas prefabricados de hormigón. Este creciente proceso constructivo permite alcanzar unos estándares de calidad y eficiencia de los que se beneficiarán los hogares  de nuestro país, durante su vida útil, que será muy superior a los construidos de forma convencional 

Según Tovar, los resultados de este modelo son superiores a los de la construcción convencional, dado que al industrializar se agiliza el proceso, se racionalizan los esfuerzos planificando la actividad con personal más cualificado y se acortan los plazos de entrega. “Las viviendas industrializadas permiten ejecutar un proceso más definido en un entorno controlado que evita muchos problemas y mejora la calidad de las construcciones”, explica el representante de Vivialt.

Pero las ventajas de este proceso no se limitan a un ahorro de tiempos y a un incremento de calidad. Como expone Tovar en la ponencia, la supervisión a la que se puede someter el proceso de montaje hace que se alcance una precisión superior y que se orienten unos procesos más automatizados, con el añadido de conseguir un ahorro de materiales innecesarios y reduciendo residuos. Todo ello con unos precios de ejecución cerrados que no varían tanto como la habitual diferencia entre presupuesto y coste final de la construcción convencional, dada la predecibilidad de plazos de ejecución, mucho menos afectados por circunstancias adversas que los desarrollados en plena obra. 

Las edificaciones industrializadas en altura, construidas a partir de elementos prefabricados de hormigón estandarizados y elaborados previamente en fábricas, reducen los plazos de ejecución, suponen un importante ahorro de costes durante toda la vida del edificio y mejoran la sostenibilidad en el sentido más amplio del concepto de los inmuebles. Este modelo constructivo ofrece, entre otras, ventajas en términos de sostenbilidad al generar un menor impacto medioambiental y buscar un aprovechamiento energético más eficaz.

Xavier Piccinini, director general de DoubleTrade España, actuó como moderador de un coloquio con el que se dibujó un boceto del futuro hacia el que se encamina el sector de la construcción en España aprovechando diferentes tecnologías en auge. En esta línea, DoubleTrade ha desarrollado un servicio de asesoramiento para que las empresas reciban nueva información detallada y adaptada en base a los materiales que aparecen en el visado de la obra, lo que rentabiliza su actividad comercial.

DoubleTrade es una consultora especializada en el suministro de información empresarial para la generación de oportunidades de negocio facilitando el acceso a obras privadas y licitaciones públicas de todos sus socios. Ahora, con exitosas webinars como esta, la firma pretende aportar un apoyo más de inteligencia comercial a todas las empresas que opten por aprovecharse de sus servicios.

Si quiere ver la ponencia completa, haga click aquí

Vivialt apoya la iniciativa del Gobierno Vasco para la promoción de la vivienda industrializada

El pasado mes de enero el Departamento de Planificación Territorial, Vivienda y Transportes del Gobierno Vasco anunció una nueva convocatoria de ayudas Erailkal para 2022, con una importante novedad: la creación de una nueva línea para la promoción de la industrialización en la edificación residencial. 

Desde Vivialt, celebramos esta apuesta decidida por la edificación industrializada por los numerosos beneficios que reporta, frente a la construcción tradicional, en términos de seguridad y salud laboral, optimización de costes y reducción de plazos o sostenibilidad, entre otros. 

Los proyectos de viviendas industrializadas son mucho más ágiles, a la vez que ofrecen mayores garantías en seguridad y salud laboral, sobre todo en cuanto a siniestralidad laboral. 

El conjunto de los trabajadores se centra en sus labores especificas, sin tener en cuenta las distracciones naturales, utilizando una maquinaria precisa para el desarrollo de su oficio. En otras palabras, existe una menor exposición al riesgo, puesto que los trabajadores realizan sus actividades en entornos controlados y aislados.

Por otro lado, gracias a la digitalización de procesos y la automatización de la producción, la vivienda industrializada ofrece una optimización de costes y plazos, que se traduce en un aumento de la rentabilidad y valor patrimonial de las edificaciones. 

Los plazos de desarrollo son ajustados y fiables, ya que no se ven afectados por las inclemencias metereológicas u otras circunstancias especiales. La durabilidad muy superior de los elementos prefabricados de hormigón, junto con la escasa necesidad de mantenimiento, alargan los años de vida de las edificaciones.

En cuanto a los beneficios en sostenibiliad, este tipo de construcción permite controlar materiales y recursos, reduciendo el uso de materias primas y ajustando el excedente para su reciclaje en otros proyectos. Además, la prefabricación podría diseñarse para el desmontaje y reutilización futura de los elementos, para trasladar un edificio a una nueva localización o reutilizar sus componentes en otra obra. 

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad